Reglas del Baccara

El Baccara es un juego de cartas que se remonta a varias centenas de años y que se ha convertido claramente en uno de los juegos favoritos de los jugadores de casinos terrestres y online. Las reglas de este juego no son verdaderamente difíciles de entender. EL objetivo del juego es ver quién, si la banca o el jugador, está más cerca de 9. Una vez que usted haya agarrado las sutilezas, desarrollará rápidamente su juego y los disfrutará enormemente, de eso estamos seguros. Pero antes de eso, hay algunas nociones del juego que debe dominar y que le vamos a explicar ahora.

El valor de las cartas

En el Baccara, las cartas no tienen todas el mismo valor. Eso es normal, dirá usted. Sí, tiene usted razón, pero no nos malinterprete, no son valores clásicos para cada una de las 52 cartas del juego. Detallemos todas las cartas que componen un juego de Baccara:

  • Las cartas que van de 2 a 9 tienen un valor igual a su número. Eso significa, por ejemplo que un 3 vale 3 puntos.
  • Los 10, jotas, damas y reyes tienen un valor nulo, valen 0.
  • Los ases valen un punto.

La técnica para contar las cartas

Para dominar completamente una partida de Baccara, hay que saber contar los puntos ayudándose de los valores que acabamos de ver, pero también usando la regla que se llama “del menos diez”. Esta particularidad es muy simple de poner en práctica: simplemente habrá que restar 10 al resultado total de su mano. Pongamos un ejemplo para entender bien el funcionamiento de esta regla: si su mano está compuesta de un 8 y un 6, entonces 8+6=14. Como el valor total incluye una decena, entonces tiene que hacer 14-10=4 para conocer el verdadero valor de su mano, en este caso 4.

¿A qué se apuesta en el Baccara?

En el Baccara hay dos partes que se enfrentan: la banca y el jugador. La banca está representada por un crupier o por la máquina en el caso de los casinos online. Usted puede muy bien estar alrededor de la mesa sin ser el jugador que reciba las cartas. Pero aún así puede efectuar su apuesta: banca ganadora o jugador ganador. Nótese que el jugador que recibe las cartas puede decidir apostar a banca ganadora igualmente. Aún existe una tercera posibilidad: el empate entre la banca y el jugador.

El desarrollo de una partida de Baccara

Después de efectuar su apuesta, la banca deja a los jugadores que hagan lo mismo. Cada uno en su turno, todos los jugadores podrán apostar lo que quieran siempre que sea al menos un 50% de la apuesta que hizo la banca.

A continuación se reparten las cartas. Cada parte recibe dos cartas. Una vez que las cartas han sido descubiertas, existen muchas soluciones que están desarrolladas en la tabla siguiente:

Si en el transcurso de las siguientes cartas la parte por la cual está usted apostando (banca o jugador) está más cerca de 9, usted puede ganar y llevarse el dinero.

El Baccara es pues un juego bastante simple de entender pero exige un poco de práctica antes de dominar al 100% todas estas características explicadas más arriba.

No dude en practicar en los casinos gratuitos.